lunes, 26 de diciembre de 2011

Il n'y a personne

Como corro entre tus muslos,
bailo con tus caderas al andar,
acaricio tus mejillas de pan,
subo y juego con tus rizos.

Suave, frío.
Haciendo que la piel lo note,
se ruborice, pero me reciba,
sorprendida, contenta.


I dont give a fuck about anything that your telling me
cause right now its all irrelevant I'm so high I wont remember it
and I wish that this could last forever.

Duéleme

Hoy me ha llamado, le he llamado, se ha reido, he colgado.
Hoy le he perdonado entre lágrimas y tiritonas.
Hoy le he echado de menos, como Rey que es, aceptándolo; todo.
Hoy me he sentido patética mientras pensaba en tus colmillos encima de mi piel y en la sonrisa en la que participaban, como en una fiesta, la celebraban.
Quiero volver a ser los globos de tu fiesta, aunque explote.

Y no me duele, aquí arriba no me duele nada.
Mañana me dolerá y te gritaré en el espejo. Te buscaré en las espaldas, entre bombillas de Navidad, por la calle, enfadada, desesperada, obsesionada, oliendo a moras por todos lados.

Tuya, 
Tarro de Mermelada de Papaya.

sábado, 17 de diciembre de 2011

lunes, 12 de diciembre de 2011

Mañana peor que hoy y hoy peor que ayer.

Mi madre ha entrado en el cuarto de baño mientras yo estaba en la ducha, llorando en silencio. Mi padre hacía tiempo que no llegaba así, que no llegaba tan violento, que no le golpeaba con esa fuerza.
Ha entrado y ha llorado aun mas. Me ha sacado a rastras de la ducha y me ha tapado con una toalla. Le he acariciado el rostro con cuidado y he tenido miedo de curarle los golpes. Me ha abrazado y me ha cogido las manos. "Con estas uñas normal que tengas asi el cuerpo, lleno de arañazos, menos mal que hace frío y con la ropa no se te ven" ha susurrado sin poder mirarme. Me ha cortado las uñas aún soñozando y maldiciendo mi sonambulismo. Mientras yo me decido a contarle lo que ella no sabe. Ella no sabe que me visita un lobo. Un lobo que me acaricia, que con sus caricias arrastra mis recuerdos, se los lleva, se los queda y los mastica, los tritura y los escupe lejos.
Mi madre no le ha visto nunca dice. Y creo que yo tampoco.


domingo, 11 de diciembre de 2011

Me abrigaba con tu piel.

Hoy cené sola.
Cené recuerdos de lata.
Enfriados al microondas.
Acompañados con lágrimas, para beber.
Hoy cené sola y soñé que comía.


Ahora paso frío

Si no me quieres ver y yo no quiero dejarte de querer.

Escribo tu nombre a lápiz y flojito para poder borrarlo rápido... ¿Escuchaste?

Mirando por la ventana sin verte volver.

jueves, 8 de diciembre de 2011

Años atrás.

Estoy solo, oscuro, estoy en mi cama, tengo frío. Me abrazo a ella, me siento bien.
Ella siempre está conmigo en este sitio tan asqueroso. ¿Qué haría sin ella? No lo sé.
Me levantan, dan el desayuno, allí está ella. Quieren llevarme con otras personas, a que hable, a que mejore, dicen los de las batas blancas. No quiero, chillo, pataleo.
Estoy tranquilo, ella, oscuro, mi cama. Ella. Me preguntan si estoy mejor, que si voy a salir. Me vuelven a dar esas cosas ovaladas, lo que se supone que me hace bien, lo que me nubla el cerebro, lo que hace que ella desaparezca. ¿Qué me sienta mejor? ¿Mejor sin ella? Qué patéticos. Me llevan con los demás... esa gente, de mentes atrofiadas. Esclavas de “lo que les hace sentir mejor”. Qué pena. Quiero volver a verla a ella, que me lleven a mi cuarto, que me reconforte.
Me han dicho miles de veces que si ella se va podré salir de este sitio, del blanco que te atrapa los pensamientos, recuperar mi vida, mis amigos, mi trabajo... ¡Todo me lo quitó ella! O eso dicen los de blanco. No puedo separarme de ella, es parte de mi. ¿Dónde estaban los demás cuando lo necesité? Ella si estuvo, ella sí, por eso la quiero. Pero quiero volver a ser libre... creo que lo voy a hacer, voy a ser libre. ¡Tiene que dejarme vivir! Sí, morir y vivir libre... y ella me dejará, dejará libre mi mente, ¡libre!

Quiero arrancarle el corazón para que no vuelva a querer a nadie más, si es que me quiso.

Me gusta observarla de lejos, a veces. Me gusta ver como se divierte, como se divierte sin mí.
Hace tanto que no nos divertimos juntos, que no jugamos, que no juega conmigo, que no me muerde, me araña, que no me sonríe. Echo de menos jugar con su pelo, hacerla rabiar despeinándola.
A veces, me acerco, paso por su lado y hago como que no la veo, solo para ver como reacciona. Ni siquiera se da cuenta.
Cuánto me gustaba verla sonreír... Ahora lo odio, odio ver como le sonríe a otras personas. Me gustaría poder arrancarle los músculos de la cara y dejarle sin expresión. Que no pudiese hacer feliz a otros siendo ella feliz. Arrancarle el pelo para que ningún otro jugase con el. Arrancarle su culo juguetón para que nadie pudiese entretenerse observándolo.
Me gustaría hacerme asesino para poder arrancarle esa felicidad que me arrancó a mi.

jueves, 1 de diciembre de 2011

Con lágrimas en los ojos.

Lo siento.

A veces me gustaría poder cambiarlo todo, todo, en serio.
Me gustaría que me creyeras cuando te digo que, de verdad, me arrepiento.
Me gustaría poder decirte cuanto me arrepiento, poder mirarte aunque sea y decirte con los ojos cuanto lo siento.
Es triste darse cuenta del daño que has hecho tan tarde.

Parece que la pena me inspira más que la felicidad.
Y por esto también pido perdón.

martes, 29 de noviembre de 2011

I don't really play your game.

A veces, me gustaría hundirme, que las piedras del fondo me rocen, me hagan daño, me corten, que sangre.
Que mi sangre emerja de entre los dos trozos de piel separados, que se funda con el resto de líquido.
Que muerda el suelo del fondo, que se me claven piedras en la encia, que me sangre.
Que me entre por la nariz e intentar toser.
Que a la superficie salgan burbujas rojas, que se exploten al contacto con el sucio aire del exterior.
Que me ahogue con mi sangre y escupir aún más.
Que te de asco.

Otras veces simplemente me gustaría masticarte a ti.

jueves, 24 de noviembre de 2011

Avoid the obvious.

Odiame
Grítame
Golpeame
Llámame puta
Pero, que acabe en me. 
Depués de todo no puedes olvidarme.

miércoles, 23 de noviembre de 2011

Looking up, there is always sky.

Y me pregunto si que lo que publicas está escrito después de haber pensado en mí.
Y pienso que todo es bonito así contado.
Y sé que no es cierto.
Y me trago las lágrimas.
Y vuelvo a cerrarlo todo, corriendo, con prisas de esconder lo obvio antes de que me asalte, de que pueda ordenar las palabras.
Y grito y pataleo.
Y corro y huyo.

sábado, 19 de noviembre de 2011

Día nublado

Hoy es un día nublado, más que eso, un día lluvioso, mojado.
Y la verdad es que puedo disfrutar de una quietud espasmosa, me gusta.
Aunque preferiría ver películas debajo de la misma manta que tú.

viernes, 18 de noviembre de 2011

¿Qué te hace pensar que vas a hacerme daño?

-Donie Darko... ¿qué clase de nombre es ese? Suena a súper heroe, o algo por el estilo.
-¿Qué te hace pensar que no lo sea?

jueves, 17 de noviembre de 2011

20092009

Mis escrúpulos se fueron de vacaciones a tomar por culo. Ahora era yo la que sostenía la pistola. La sujeto firmemente con las dos manos y le apunto entre ceja y ceja, si le voy a volar la cabeza. Tirado en el suelo, atado de manos y pies, llora; llora como un niño chico al que le quitan la pelota, sabe que lo voy a hacer. Me suplica que baje el arma, pero eso no va a ocurrir, no esta vez no. Sin siquiera parpadear disparo. Por fin, ahora hay silencio, ahora sí. Sonrío y miro la pistola. Que fácil ha sido, pienso. Miro al suelo, lo veo desangrándose y vuelvo a sonreír. Me doy la vuelta, se acabo la paz, pienso y dejo de sonreír. Allí está él. Le doy la pistola. Que poco me dejas disfrutar… le digo. Él no contesta, simplemente se sienta en una esquina y apoya la cabeza. Yo, me agacho al lado del cuerpo, y me empapo bien el dedo de sangre. Me levanto y escribo en la pared una “I”, no me queda más sangre para seguir escribiendo, pero me vuelvo a agachar y sigo escribiendo; w, a, s, h, e, r, e. Cuando termino miro a Jake, que juega con la pistola. Me siento a su lado y le hago una raya en la cara con sangre. Me mira asqueado y se la limpia con la camiseta. No sé cómo puedes jugar con la sangre del tío al que acabas de matar, me reprocha. Suelto una carcajada y le respondo que yo tampoco sé como él puede estar conmigo en todo esto… Me levanto y salgo de la habitación a paso ligero, queda mucho, muchísimo por hacer, pienso.

miércoles, 16 de noviembre de 2011

"Si no me follas tú, hoy no follas"

"Me vas a perder, Paula, voy a desaparecer"
"Te envalentonas conmigo porque eres una tía, que si no te hubiese partido la cara ya"
"Te vas a quedar sola"
"¡No me cuentes tu vida, que es muy triste!"
"¡Yo no puedo comer con esta niña en la misma mesa"
"Recoge tus cosas y vete a la clase de arriba, Paula"
"¿Por qué me mientes? ¿Me lo merezco?"
"Jamás has sido del todo sincera"
"Paula Martínez, un 4"
"Nunca he confiado en ti y nunca lo haré, ¿te enteras?"
"Os vamos a echar del campamento"
"Es que estoy con ella, Paula... ¿no te importa, no?"
"Puedo hacer que todo el mundo te haga el vacío"
"Hemos perdido el autobús, tía"
"Estabas lindísima gritando que parase"
"Tres putos meses de mierda... ¡¿por qué estoy así por tres putos meses mierdosos?!"
"Deberías contarselo a ellas"
"No sabes hacer nada bien"
"¿Qué eres, tonta? Yo no te he criado para esto"
"No sigas comiendo pan"
"Siempre tirándolo todo, eres demasiado torpe"
"Nunca haces nada"

martes, 15 de noviembre de 2011

Cuando jugabas conmigo y era divertido.

Me da miedo el sonido del rayo, el trueno.

Me da miedo que algunos instantes no me quieras.

Me da miedo necesitarte.

Me da miedo pensar que en algún momento pueda estar en abstinencia, que puedo dejar de disponer de mi dosis diaria de tu sonrisa.
Me gustan los rayos, en mute.
Me gusta que llueva después.

Me gusta poder necesitarte.

Me gusta que seas mi droga.
Me gusta quererte.
Me gustas tú.

lunes, 14 de noviembre de 2011

7ª Realiza una descripción subjetiva

La ciudad a esta hora es distinta, tiene una mágia especial. Las brumas de la mañana llenan el cielo y las copas de los árboles se hinchan con ella. Todavía queda un rastro de la Luna en el cielo y el Sol no acaba de salir.
Andando a esta hora todo es distinto, más bonito.
Ando por las calles más silenciosas, las más vacías. Por esta zona sólo hay casa por construir y casas las cuales aún no ha habido tiempo para derrumbar. Sueño con reconstruir las más antiguas, volver a darles vida. Hay una a la que le tengo especial cariño, parece un caserón de una antigua familia de dinero, en realidad me encanta fantasear con el pasado de estos edificios...
Esta casa se levanta en un inmenso jardín lleno de malas hierbas, pero con algunas flores que han conseguido sobrevivir al paso del tiempo y el descuido. El edificio tiene la última planta hundida, están a la vista sus vigas de madera, rotas por las estaciones, peladas por las lluvias. La pintura de la pared se resiste a caer, menos por algunas partes, dejan al muro al aire, sin color, desgarrado. Las ventanas, todas rotas, quién sabe si por piedras de niños raviesos o por fuertes tormentas... prefiero pensar que ha sido capricho de la naturaleza que de un niñato aburrido. El caserón está rodeado por un alto muro, con vallas oxidadas coronándolo. La entrada, una alta puerta aguarda a volver a ser abierta por alguien que vuelva a cuidar del jardín.
Yo mientras la seguiré observando, como envejece ella, como envejezco yo...

Como la cera blanca.

Me doy cuenta de nuevo que nada ha cambiado, que sigo vacío, como antes, que todo sigue igual. No recuerdo que sentia antes, solo que no debo sentirme así. No recuerdo como lo hacia antes. Que alguien venga y me lo recuerde.
Ahora solo voy a buscar otra cosa distinta. Voy a probar con alambre. Voy a probarlo. Voy a rodearte el cuello con alambre y voy a tirar.

domingo, 13 de noviembre de 2011

Resisto a todo, menos a la tentación

Miro abajo y observo cuan grande es la caída. Calculo la fuerza con la que voy a desparramar mis sesos por el suelo. Van a llegar lejos... Mi sangre... ah, mi sangre... le dara el color que no tiene este paraje... Me lo imagino todo, tan nítido, tan... impresionante.
Pero no, no estoy aquí para tirarme y echar a perder todo lo que me ha dado el mundo, no, yo no.
Voy a sentarme y a observar tranquilamente como mis mejillas se llenan de gotitas de sangre, a comprobar mis calculos sobre como se van a desparramar los sesos...
Será tan rápido... pero tan intenso...

Lips like morphine

Unos sinceros, sin mentiras, sin miedos.
Que sepan lo que quieren, que den los rodeos precisos.
Que me quieran y aprieten.
Que me muerdan y no hagan daño
Unos labios que no traicionen.

Won't you pick me.

El agua esta templada. Ya no queda mucha espuma, pero el agua sigue templada.
Me observo y me asqueo. Me dejo llevar por la canción que suena y meto la cabeza debajo del agua... Todo se ve tan bien aquí dentro... no tengo que preocuparme por nada, ni por nadie... sólo estar. Y sin darme cuenta me quedo más de lo que debería.
Siempre me arrepentire de haberme rendido a la vida sin luchar. Ahora, siendo un fantasma, no puedo volver a bañarme...

Malabares semánticos y delicias melódicas

Parada de autobús, tarde demasiado tarde espero al último.
Me siento. Hay otra persona a mi lado, no le presto atención, no me interesa. O eso parece.
-Perdone, le parecerá muy típico pero, ¿tiene fuego?
Ahora si le miro, le como con la mirada a la vez que sonrio.
-No, no fumo.
-Una pena... En realidad me esta haciendo un favor, ¿no? Un cigarrillo menos.
-Imagino.
No se lo esperaba, me encanta. Rebusco en mi bolso. Noto como me mira. Me muerdo el labio, dejo de buscar y levanto la mirada. Ha girado la cabeza rápido. Qué pena. Le miro mientras hago una mueca, sin perder la sensualidad.
-Veo que es usted un cobarde, iré a buscar fuego a otro sitio. -digo mientras me levanto. Qué pena.
Ha levantado la cabeza. Parece que ha reaccionado. Se levanta veloz, como si algún resorte se hubiese activado dentro de él.
Divertido me mira y me empuja contra la pared. Me sujeta las muñecas cerca de la cara. Hago ver que estoy asustada, que no me lo esperaba. Pero era demasiado predecible, son demasiado predecibles.
Lo noto respirar cerca, cada vez mas, sonríe.
Justo llega el autobús.
-¿No esperaba al autobús?-susurro divertida.
-No, y usted?
-¿Yo? Yo le esperaba a usted.

No es todo lo que digo, chico, es todo lo que callo.

Es uno de esos momentos en los que uno haría de todo por amor, incluso más, en los que uno se arrastaría por el suelo, unos momentos que nunca se olvidan cuando los has vivido, y que cuando al cabo del tiempo te vienen a la mente te hacen avergonzarte de haberte humillado hasta ese punto. Esos momentos no se confiesan a nadie, ni siquiera a los mejores amigos. Te pertenecen en exclusiva, y al recordarlos te das cuenta de hasta qué punto has llegado a amar.

Juégame

Juguemos a ser trapecistas.
Juguemos a querernos.
Juguemos a ser sinceros.
Juguemos a odiarnos.
Juguemos a que no nos conocemos.
Juguemos a ser felices.
Juguemos a lo que sea, pero juguemos.

sábado, 12 de noviembre de 2011

Y todas las noches fueron noches de boda sin boda, ni novia, ni ramos de flores.

Me desperté, al principio no sabía muy bien dónde estaba. Me despeje un poco y caí;
Ayer me quede en su casa a… dormir, por así decirlo.
Le quite el pelo de la cara y le acaricie la mejilla, está tan guapa mientras duerme. Debería de estar así siempre. Que bonita es, no me cansaré de decirlo. Cuando envejezca dejará de serlo, no me cansaré de pensarlo. Me duele, quisiera mantenerla así para siempre, como la veo ahora. Es como una flor… Pero yo no voy a permitir que se marchite, no.
Esta tan tranquila durmiendo… no querría molestarla, pero tengo que hacerlo. Luego podré mantenerla así de bonita para mi, solo para mi.
Va a ser rápido solo tengo que hacer que deje de respirar.

Cómeme, hasta que no quede carne, ni piel.

Me mordisqueo la uña sin llegar a romperla. Empiezo a mordedor el dedo, la carne, llego al hueso con el mordisco, duele. Lo siento. Me gusta sentir las cosas, que duelan.
Levanto la vista, ahí sigue, desangrandose, qué asco... Una pena que no pueda verse a si mismo asi, me llenaría de satisfacción verle sintiendo asco de si mismo. Sintiéndolo, que le duela.
Separo las mandíbulas cuando siento el sabor a hierro dulce de mi sangre. Qué asco.
Si continuo aquí sentada me llegara el charco de sangre y me manchare la ropa... Qué asco.
Me levanto y dirijo una mirada vacía a la cosa inerte del suelo, mojada en sangre. Con la cabeza tan triturada no puedo afirmar que sea un humano. Sin sus extremidades... Sin su polla que pueda demostrar que es un hombre.
Ya no es nada, lo que era es mío. Qué asco. Doy una patada a un brazo mientras pienso que hacer con los restos de esa cosa. Va rodando lentamente hasta que lo frena lo que parece una mano.
En realidad... en realidad era guapo.