sábado, 12 de noviembre de 2011

Y todas las noches fueron noches de boda sin boda, ni novia, ni ramos de flores.

Me desperté, al principio no sabía muy bien dónde estaba. Me despeje un poco y caí;
Ayer me quede en su casa a… dormir, por así decirlo.
Le quite el pelo de la cara y le acaricie la mejilla, está tan guapa mientras duerme. Debería de estar así siempre. Que bonita es, no me cansaré de decirlo. Cuando envejezca dejará de serlo, no me cansaré de pensarlo. Me duele, quisiera mantenerla así para siempre, como la veo ahora. Es como una flor… Pero yo no voy a permitir que se marchite, no.
Esta tan tranquila durmiendo… no querría molestarla, pero tengo que hacerlo. Luego podré mantenerla así de bonita para mi, solo para mi.
Va a ser rápido solo tengo que hacer que deje de respirar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada