miércoles, 11 de marzo de 2015

La sencillez del abrelatas

Te odio.
A ti y a todas tus chicas.
Tus chicas que querían ser todo para ti, menos yo.
Tus chicas, las que yo siempre he querido ser.
Tus chicas que podían tomar café con tu mamá mientras te esperan.
Tus chicas con las que celebrabas aniversarios y discutías qué película ver .

Me encataría odiarme porque te hago feliz, porque te cuido, porque duermes
y duermes bien, conmigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada