martes, 17 de abril de 2012

Letra inentendible, boli bic rojo, cuaderno de una raya, tapa verde limón.

Que explote, bum: trozos, disparados, retorciéndose, quemen, corten.
No quiero más,
no más dentro,
no más burbujeo pinchante.
Simplemente, lejos, fuera.
Quiero sacarlo todo, que no quede nada, respirar por fin en paz. Por fin no respirar, no sentir.
Sólo sentir, sitiendo vacío. Mátame, mándame donde no esté, donde ésto no pase. Púdreme, hazme migas, virutas, fúndeme, gástame, hazme desaparecer.
Simplemente haz que pare.
No existir, no sufrir, no sentir el Sol, el viento, los lunares, los arañazos...
No más flores,
no más cortezas, 
no más ramas,
no más crujidos de madera.
Nunca más, sólo silencio, sólo ruido.
Prometo que podré, sólo hazlo, hazme daño, mátame lento, fuerte, despelléjame. Hazlo, no quiero más, no más. Para sin parar, que no puedas parar, porque no existas.
Nada, nunca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada