sábado, 28 de abril de 2012

Creo que todavía puedo distinguir la realidad, creo.

Algún día escribiré nuestras conversaciones.
Las que están en mi cabeza.
En las que me das consejos, criticas mis acciones, ries de mí.
En las que emulo tu personalidad, tus reacciones, tus respuestas, tus miradas.
Ensayo para cuando éstas se lleven a cabo, sean reales y estar preparada.
La mayoría de las veces consigo que sean reales... Aunque las que se quedan conmigo son siempre las mejores, por desgracia. Aún espero que las mantengamos alguna vez...
Últimamente, las conversaciones irreales superan a las reales. No entiendo porqué no me diriges palabras, miradas, gestos.
No puedes reprocharme lo que hice, nada.
No sufriste, lo sé, no chillaste, no te dió tiempo siquiera a horrorizarte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada