lunes, 30 de abril de 2012

Con la voz rota del whisky

Dormí sentada,
dormí con las gafas en la frente,
con las megillas aplastadas contra el sofá,
con la radio con volumen bajo hablando,
tirando el cuaderno.
Llena de cansancio,
llena de grados,
llena de gramos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario