domingo, 14 de diciembre de 2014

Mi vida en una bicicleta estática

Podría pensar que está rota, no se mueve porque el óxido no la deja avanzar, no se mueve porque ha olvidado como se hace.
 
Pero, sigo en una bicicleta estática, podría dar vueltas y vueltas que no me movería, podría seguir siendo esa estúpida que se esfuerza en ir lo más rapido posible, en llegar antes. 
 
No voy hacia ningún sitio, pataleo en el mismo trozo de barro, enterrándome cada vez más, buscando el principio, sin ver el final, con tierra en los ojos y cerámica en los pies.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada