jueves, 27 de marzo de 2014

Hojas perdidas

El agua salta en la espalda, agazapada en la ducha. Pensando en hacer un lago con los azulejos y la alcachofa para acabar undiéndome en azules.
Salgo arrastrando la toalla, intentando que sea una muralla, me escondo debajo y hecha una bola, espero. Sigo pensando que algún día podré salir, pero hay demasiada seguridad en esta celda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada