lunes, 11 de junio de 2012

Transparente

Qué mal día hoy para ponerme camiseta blanca.
Qué mal día hoy para llenarse de polvo, de mierda que se va acumulando.
Mierda frágil, sin lugar.
Qué mal día para ser blanco.
Sin poder disimular, sin poder esconderse.
A la vista de todos, desnudo.

Al despegármela de la piel froté, arañé, intentando arrastrarlo todo con ella.
Quería ser libre y ahora estoy en los huesos.

Aún más blanca

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada